El Papa Francisco mostró preocupación por los sucesos en Nicaragua

Hasta el momento el ex cardenal Bergoglio había mantenido un discreto silencio sobre lo acaecido en el país centroamericano. Pero durante su habitual homilía de los domingos, ayer expresó su preocupación por la situación violenta que atraviesa a Nicaragua.

Lo hizo luego de que la policía detuvo a varios clérigos católicos que se mostraron críticos con el régimen de Daniel Ortega. Fue su primer comentario después del allanamiento del viernes a la residencia del obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, y su detención, así como la de un número desconocido de sacerdotes y seminaristas.

En este marco, el Papa dijo ante miles de personas reunidas en la Plaza de San Pedro, que estaba siguiendo de cerca con preocupación y dolor, lo que ocurre en Nicaragua. No obstante nada dijo de las detenciones; Sólo llamó al diálogo abierto.

Antes del allanamiento del reciente viernes, las autoridades nicaragüenses habían acusado al obispo de incitar al odio y la violencia. El obispo Álvarez, ahora detenido en Managua, ha sido una voz religiosa clave en las discusiones sobre el futuro del país desde 2018, cuando una ola de protestas contra el régimen de Ortega condujo a una amplia represión contra los opositores. Aquella revuelta dejó un saldo fatal de 355 muertos, más de 2.000 heridos y 100.000 exiliados, según el relevamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

REUTERS/Oswaldo Rivas

Asimismo, Ortega ordenó arrestar a decenas de líderes de la oposición en 2021; entre ellos, había siete posibles candidatos presidenciales. Todos fueron condenados a prisión este año en juicios rápidos cerrados al público. En este sentido, Ortega sostiene en su defensa que las protestas a favor de la democracia se llevaron a cabo con respaldo extranjero y con el apoyo de la Iglesia católica.

En marzo, Nicaragua expulsó al nuncio papal, que es el principal diplomático del Vaticano en Nicaragua. Asimismo, en 2022 la Iglesia Católica en Nicaragua sufrió encarcelamientos o retenciones de sacerdotes, la cancelación de ocho radioemisoras y tres canales católicos, el ingreso por la fuerza y allanamiento en una parroquia, y la expulsión de las misioneras de la orden Madre Teresa de Calcuta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *