El Papa Francisco modifica la naturaleza jerárquica del Opus Dei

El Papa Francisco aggiorna al Opus Dei dentro de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

 

La institución fundada por Josemaría Escrivá de Balaguer en 1928 y elevada al rango de prelatura personal por el papa Juan Pablo II en 1982, mediante la Constitución Apostólica «Ut sit», pasará a depender del Dicasterio para el Clero y su líder no podrá ser obispo. Según el Sumo Pontífice “se necesita una forma de gobierno basada más sobre el carisma que sobre la autoridad jerárquica». Estos cambios empezarán a regir hoy, 4 de agosto.

A través de una resolución de la Santa Sede, el Papa Francisco tomó una serie de medidas tendientes a reducir el poder del Opus Dei dentro de la Iglesia Católica. Dichas medidas llevan el nombre de “Ad charisma tuendum», (“Para tutelear el carisma”), y disponen cambios en cómo el poderoso movimiento eclesiástico debe presentar sus informes, cuál será el control de sus acciones y un nuevo límite al poder de su máxima autoridad.

De acuerdo a estas modificaciones, el Opus Dei deberá comenzar a presentar cada año un informe detallado sobre sus actividades, cuando antes debían presentarlo cada cinco años. También se da fin a la obligatoriedad de que el Prelado (máxima autoridad dentro del Opus) deba ser nombrado Obispo, y ordena que los estatutos de este

El ex cardenal Bergoglio estableció nuevas disposiciones para adaptar el Opus Dei a la nueva Constitución de la Curia vaticana, que comenzó a regir el 5 de junio pasado.

Se trata de los primeros cambios que sufre la institución desde 1982, cuando el Papa Juan Pablo II la erigió como una prelatura personal. Esto quiere decir que no está vinculada a un territorio determinado.

Según lo anunciado por el religioso argentino, las prelaturas personales pasarán a depender del Dicasterio para el Clero y no más del Dicasterio para los Obispos, como era hasta la actualidad.

De esta manera, el Opus Dei no formará parte de la estructura jerárquica de la Iglesia como una diócesis, sino que estará directamente controlada por el Clero, como otras organizaciones.

La norma establece que el prelado no podrá ser obispo para “fortalecer la convicción de que se necesita una forma de gobierno basada más sobre el carisma que sobre la autoridad jerárquica”.

El actual prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz, explicó en un comunicado que “la ordenación episcopal del prelado no era ni es necesaria para la guía del Opus Dei”.

Asimismo, agregó que estos cambios remarcan “la voluntad del Papa de subrayar ahora la dimensión carismática de la Obra” y que “el prelado ha de ser guía, pero, ante todo, padre”.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.